Producir sin ser del campo

Entusiasmados porque participan del negocio agrícola, los profesionales que invierten en el sector dicen estar conformes por haberle dado este destino a su dinero. El agro tiene hoy un universo de variados inversores que responden a intereses múltiples y que hasta decidieron ingresar en este negocio por diferentes razones.

20-08-2005 - Destino de la inversión de numerosos profesionales que se sintieron atraídos por convertirse en protagonistas de la producción agrícola a través de fondos, pools y fideicomisos privados que salieron a captar su dinero, el agro tiene hoy un universo de variados inversores que responden a intereses múltiples y que hasta decidieron ingresar en este negocio también por razones bastante distintas entre sí.

Desde por una simple curiosidad, amistad con quienes llevan adelante los proyectos, necesidad de diversificar riesgos o por haber tenido inconvenientes para recuperar sus ahorros depositados en los bancos después del "corralito" de fines de 2001 sobre las cajas de ahorro y plazos fijos, en el sector es posible observar a muchos profesionales que apuestan a sembrar cultivos antes que a un negocio financiero. dependencia

Así, con más fuerza en las últimas campañas, la escena está dominada por abogados, ingenieros, médicos, arquitectos, docentes y hasta deportistas que confían sus recursos a empresas que producen por ellos, aún sabiendo que la actividad agrícola es un negocio de alto riesgo por la variabilidad climática, de precios en el mercado y porque no es fácil asegurar una rentabilidad. En la mente de muchos integrantes del sector todavía están frescos los recuerdos por los problemas que ocasionó en algunos pools la caída de precios de fines de los noventa.

"Estoy (en un proyecto de siembra) porque el campo es la salida para el país; esto genera una inversión productiva. Antes tenía el dinero en el corralito; nunca jamás voy a poner plata en el sistema financiero", comentó a La Nación Franca Salceda, profesora de inglés en Tandil, quien participa del proyecto de producción que lleva adelante en el sudeste bonaerense Siembras Asociadas, del Grupo Ceres Tolvas.

Antes de sumarse como inversora a este emprendimiento, Salceda ya había intentado en otra oportunidad unirse al negocio agrícola con unos amigos que pretendían constituir un pool de siembra. "Hace un año que estoy en esto; decidí invertir a cuatro años", dijo.

Inversión

Consultada por los riesgos que podrían resultar de este tipo de inversiones en el campo, Salceda afirmó: "El planteo que aquí se realiza está diversificado, porque se siembra en varias zonas de producción. Además, (en la empresa) se hacen informes muy detallados (sobre la evolución del negocio)".

Roberto Ciancaglini, ingeniero en higiene y seguridad en el trabajo y el medio ambiente, es otro de los profesionales de Tandil que invierte en la producción de granos junto a esta empresa del sudeste bonaerense. Llegó a este negocio por un camino similar al de Salceda. Sucede que una parte de sus recursos habían quedado en el "corralito" y, además, estaba buscando formar un pool junto a ex compañeros de trabajo en una planta cementera de la localidad de Barker. "Quería hacer una inversión productiva y no lo pensé dos veces. Voy a seguir en este negocio. Esto es lo que pensaba hacer con mi proyecto", señaló.

Distintos de los casos anteriores es el de Federico González Gale, un abogado de la ciudad de Buenos Aires . El se acercó con su inversión a un fideicomiso que diseñó la firma Openagro SA porque conocía a algunos integrantes de la empresa. "Esto me pareció interesante; una alternativa válida para diversificar mi cartera de inversiones frente a otros negocios con poca rentabilidad. Mis expectativas se han visto largamente cumplidas", comentó.

Aparte de concentrar el interés de profesionales, en este proyecto también se pueden encontrar a deportistas que apuestan al campo. Este es el caso de Ignacio Fernández Lobbe, jugador de rugby de los Pumas, que hoy se desempeña en el club Sale Sharks, de Inglaterra. "Yo no tenía mucha idea del agro, invertí y me fue tan bien que decidí reinvertir para el próximo año", comentó desde Manchester , donde tiene la sede su club. Desde allí sigue vía Internet el rumbo de su negocio a través de los informes que realiza Openagro SA.

Fuente: 
Por Fernando Bertello - De la Redacción de LA NACION